6

ENSAYOS DE GENOTOXICIDAD

TOXICIDAD GENÉTICA

La toxicidad genética o genotoxicidad es el proceso por el cual un agente produce un efecto deletéreo sobre el ADN y otros blancos celulares que controlan la integridad del material genético (Gollapudi y col., 2000). Se denominan genotóxicos a aquellos agentes que producen alteraciones estructurales en el material hereditario, causando cambios o rearreglos en el mismo, e induciendo por tanto mutaciones. Una vez producidas, las mutaciones son permanentes y por lo tanto heredables a otras células, o incluso de padres a hijos cuando las mutaciones se producen sobre células germinales como óvulos o espermatozoides. La acumulación de estas mutaciones en las células de mamíferos tiene una comprobada relación con la aparición de procesos neoplásicos (Sarasin, 2003). Además, si estas mutaciones se producen durante el embarazo en las células del concepto en desarrollo, pueden llevar a la inducción de malformaciones o incluso abortos. Si las mutaciones se producen sobre óvulos o espermatozoides pueden llevar a alteraciones reproductivas como infertilidad o una mayor incidencia de enfermedades hereditarias.

ENSAYOS DE CORTO PLAZO (ECP) PARA LA DETECCIÓN DE MUTÁGENOS Y CARCINÓGENOS

El estudio de la mutagénesis ha sido de gran importancia para la identificación de agentes potencialmente genotóxicos en una gran cantidad y variedad de áreas, incluyendo el monitoreo medioambiental, salud ocupacional, evaluación de riesgos, seguridad productiva y el entendimiento de la participación de componentes genéticos en la salud humana (Young, 2002).

Por definición, los ECP para genotoxicidad, detectan puntualmente agentes genotóxicos. Se considera que los compuestos químicos que resultan positivos al ser evaluados por estos tests tienen la capacidad de ser mutagénicos, y por lo tanto de inducir el desarrollo neoplásico y/o defectos heredables en seres humanos entre otros posibles efectos adversos en la salud. Cada uno de estos ensayos proporciona cierta información, que puede resultar limitada e insuficiente cuando es analizada en forma aislada, pero que por lo general resulta concluyente cuando es analizada de forma integrada como parte de una batería de ensayos.

El monitoreo de las potenciales propiedades genotóxicas de un compuesto, así como el biomonitoreo de poblaciones animales o humanas expuestas a sus posibles efectos es una herramienta útil para estimar el riesgo de genotoxicidad derivado de la exposición a un químico o complejo de químicos determinado. La validación de estos estudios ha sido reforzada por hallazgos recientes en estudios de cohorte en Europa, los cuales han validado el test de aberraciones cromosómicas como predictor del riesgo de cáncer y fundamentado su empleo en poblaciones expuestas a agentes genotóxicos (Neri y col., 2003).